9/2012

SEGURIDAD (¿DE PAPEL?) EN LA CIRCULACIÓN

 

Poco después de haber denunciado la saturación en los puestos de trabajo de Circulación (comunicado nº 3), la Empresa aprueba dos procedimientos relacionados con la seguridad en la Circulación: “Trabajos en vía o en las instalaciones de seguridad a cargo de un mismo Jefe de CTC” e “Identificación y evaluación de riesgos en las actividades de seguridad en la circulación de la DGOI”.

Nuestra insistencia con las denuncias en las diferentes Comisiones de Salud y de Seguridad en la Circulación, va dando algunos frutos.

Es cierto que estos documentos dejan todavía sin resolver buena parte de los problemas que afectan a nuestra labor, ya que han sido elaborados, revisados y aprobados exclusivamente por la Empresa, de acuerdo con uno de sus procedimientos favoritos: el de Juan Palomo. Sin embargo, suponen un reconocimiento implícito de las nefastas condiciones de trabajo de nuestro colectivo (unificación de bandas de CTC, incumplimientos de gráfico, falta de pausas por trabajo ante PVD, etc). Algo es algo. Tal vez esto constituya una oportunidad para afrontar con garantías lo mucho que todavía queda por avanzar en estos temas.

Los citados procedimientos son muy mejorables ya que, entre otras cuestiones, deberían tratar de limitar de modo riguroso y coherente los trabajos en la vía y en las instalaciones, así como identificar y evaluar seriamente los riesgos que pueden producir incidencias y accidentes en el tráfico ferroviario. Estas situaciones saturan la actividad de los Jefes de Circulación y Jefes de CTC, por lo que nos parece inaceptable lo siguiente:

  • Que el jefe de la dependencia sea quien decide si hay que rebajar o no los índices previstos (número máximo de trabajos simultáneos que puede asumir una persona).
  • Que solo afecten a los Jefes de CTC y no a todos los Jefes de Circulación.
  • Que no se tengan en cuenta las averías y contingencias.
  • Que los puntos asignados a cada carga de trabajo estén infravalorados.

Tras su lectura, se diría que el principal objeto de ambos documentos es disimular en lo posible una evidencia: la prioridad que ADIF concede al binomio rentabilidad-productividad sobre la seguridad en la Circulación. Establecen un engorroso sistema de puntuación del riesgo, con coeficientes correctores, tanto al alza como a la baja, cuya aplicación práctica es dudosa... y el invento se implanta sin levantar ruido, poco menos que con nocturnidad: lo aprueban, lo cuelgan en la Intranet, y de ese modo ya cumplen con lo establecido en el RD 810/2007.

O sea, al igual que en la prevención de riesgos laborales, prevalece la seguridad de papel: una burocracia compleja, de utilidad escasa, cuyo principal objetivo es salir del paso, al menor coste, frente a la normativa legal.

A pesar de todo lo visto en innumerables incidencias y accidentes, nuestros ilustres gestores no aprenden. Y lo que aprenden, lo olvidan en seguida. Lejos queda la carta que el Director Gerente de Circulación (tras el arrollamiento de una retroexcavadora, con resultado de muerte) remitió el 11 de Abril de 2003, donde muy razonablemente suprimía los trabajos de liberación por tiempo, limitaba a dos los trabajos concedidos por el Jefe de Circulación en una estación, y a tres los que podían conceder los Jefes de CTC. En menos de tres semanas fue desautorizado por el Director de Seguridad en la Circulación, quedando sin efecto la medida.

SCF: SOLUCIONES CON FUNDAMENTO

 

 

SEGURIDAD (¿DE PAPEL?) EN LA CIRCULACIÓN