Adif calcula que parar las obras del AVE le costaría 5.300 millones.