Adif castiga a Renfe y la arrastra a los números rojos.