ADIF contrató con la trama del AVE a pesar de que conocía el "sobrecoste" de las obras.