Adif evitó que Tragsa auditara las obras del fraude del AVE y le ocultó información clave.

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by emailVersión PDFVersión PDF
Adif evitó que Tragsa auditara las obras del fraude del AVE y le ocultó información clave.

El exdirector de la línea del Levante argumentó que se buscaba ahorrar fondos, cuando el informe que habría podido detectar un fraude de 50 millones solo costaba 50.000 euros.

 

Algunos antiguos altos directivos de Adif lo tienen cada vez más complicado para defender que estaban al margen de cualquier complicidad, incluso de cualquier conocimiento, sobre el descomunal fraude que supuestamente se cometió con las obras del AVE en la Región de Murcia. Los datos que paciente y laboriosamente llevan recabando, desde hace dos años, los agentes de la Guardia Civil y de Aduanas que investigan el llamado 'caso César' levantan graves sospechas sobre la actitud mantenida desde la cúpula de la empresa pública. Lo cierto es que, ya fuera por dejación o por cualquier otra razón, se adoptaron decisiones que acabaron permitiendo el supuesto desvío de más de 50 millones de euros a las cuentas de los integrantes de una supuesta trama de malversadores de fondos públicos, merced al aparente falseamiento de los costes de reposición de tuberías y acequias afectadas por las obras del AVE en la Vega Baja del Segura.

Como 'La Verdad' develó ayer, altos responsables de Adif entre los años 2011 y 2015 no solo autorizaron el pago de unas obras que estaba inicialmente presupuestadas en 11,4 millones y que acabaron suponiendo más de 71,5 (con un sobrecoste de más de 60 millones, un 626% por encima de lo previsto), sino que incluso habrían maniobrado para esquivar auditorías y controles que podían haber permitido detectar el multimillonario fraude.

Ahora Murcia detecta trabajos de «dudosa ejecución en Murcia»

Así se asegura en el último informe enviado por guardias civiles y aduaneros a la juez de Instrucción número 9 de Murcia, Olga Reverte, en el que queda constancia de que Adif le hurtó a la sociedad pública Tragsa información trascendental para poder realizar una auditoría fiel de esas obras y que, en otro caso, incluso se evitó directamente que pudiera ejercer esa labor fiscalizadora.

Las investigaciones cada vez arrojan más sombras de sospecha sobre la administradora ferroviaria

Siempre según el mencionado informe de los investigadores, «Tragsa no pudo valorar adecuadamente los importes de los presupuestos realmente aprobados mediante la figura del 'expediente de gasto', ya que muchas de las partidas fueron modificadas en la propuesta que le entregó Adif, para que ambos importes totales coincidieran».

De esta forma, por ejemplo, en el tramo del AVE entre Colada de la Buena Vida y Murcia, Adif habría ocultado a Tragsa cinco partidas concretas que estaban consignadas en cada uno de los presupuestos que generaron los expedientes de gasto y que suponían un total de 650.761 euros. Ninguna de esas partidas concretas aparecen en las propuestas que se entregaron a Tragsa, «por lo que le fueron ocultadas y no pudieron ser informadas», según las averiguaciones de Guardia Civil y Aduanas. Lo que habría hecho Adif habría sido inventarse una unidad de obra, con el concepto 'cajón prefabricado', por importe de 837.371 euros.

Respecto de la partida de 'tablestacas' -una especie de muros pantalla-, que estaban presupuestadas en 2,3 millones, el gasto de casi 1,4 millones no pudo ser comprobado por Tragsa ya que las obras no estaban ejecutadas en la época en que se hizo la inspección visual. Solo se pudo demostrar el empleo de 166.351 euros en ese concepto.

Pero más llamativo resulta que Adif no solicitara a Tragsa la elaboración de la auditoría técnica sobre las obras de reposición de regadíos en el tramo San Isidro-Orihuela, con lo cual se evitó cualquier control sobre esas labores y sus costes. El entonces director de la línea del Levante del AVE, Santiago S. D., explicó que se tomó esa decisión «para evitar gastos y no dilatar el plazo de ejecución de la obra».

Los investigadores resaltan que el único ahorro se limitó a los 50.000 euros que habría costado la auditoría de Tragsa, una medida de control que quizás habría permitido detectar el fraude presuntamente cometido con esas obras, que se cifra ya en más de 50 millones.

Fuente de la Noticia: 
laverdad.es