ADIF frente a una Almería que echa humo.