Adif prevé duplicar el tráfico de alta velocidad en 2018.