ADIF retiene el dinero adeudado a Falcon a la espera de que justicia decidiera si puede dedicarlo a nóminas de empleados.