Adif vende con cuentagotas sus viviendas pese a rebajar los precios más de un 20%.