Alicante: El ferrocarril trajo la cota cero, el turismo del 'tren botijo' y la extensión de la ciudad.