Caraballo da una semana a Renfe para citar reunión y si no, se tomarán medidas "más contundentes".