Catalá defiende una liberalización "gradual y prudente" de servicios de Renfe.