Chinos y alemanes batallan por el negocio de carga de Renfe, Acciona, ACS y Comsa.