El ex jefe de seguridad de Adif se niega a declarar ante el juez del Alvia.

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by emailVersión PDFVersión PDF

Las víctimas y el abogado del maquinista critican la falta de colaboración con la Justicia de Cortabitarte y del propio Administrador de Infraestructuras Ferroviarias. Es la segunda vez que comparece ante el juez instructor del accidente con 80 muertos y 144 heridos y la segunda que opta por la misma estrategia del silencio.

 

El ex jefe de Seguridad de la Circulación de Adif, Andrés Cortabitarte, ha vuelto a repetir estrategia en la causa judicial abierta en los juzgados de Santiago de Compostela por el accidente ferroviario con 80 muertes y 144 heridos del Alvia a las afueras de la capital gallega. Por segunda vez, se ha situado ante el juez y se ha acogido a su derecho a no declarar.

Cortabitarte ya ha sido imputado -ahora investigado- tres veces en esta causa. De las dos ocasiones anteriores, tan solo en una llegó a comparecer ante el juez y tampoco quiso declarar. Poco después, la Audiencia Provincial de A Coruña levantó la imputación, de modo que fuentes cercanas a la causa apuntan a que en esta ocasión puede haber tomado la estrategia de no declarar, precisamente, con la esperanza de que el órgano provincial vuelve a librarle de esta investigación.

Al respecto, fuentes judiciales han indicado que dentro del juzgado se limitó a explicar que no declararía, a la espera de que la Audiencia Provincial resuelva los recursos presentados por su defensa y la Abogacía del Estado contra su citación en calidad de investigado en esta causa, que se sigue por 80 delitos de homicidio y 144 de lesiones por imprudenciay en la que también está imputado desde el primer momento el maquinista del Alvia aquel 24 de julio de 2013, Francisco José Garzón Amo.

El jefe de Seguridad en el momento en que se produjo el accidente ferroviario más grave de la democracia en España compareció en el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago durante apenas unos minutos. Había llegado más de una hora antes de la citación para evitar a la prensa, dentro optó por el mutismo y, de nuevo a la salida, guardó silencio a las preguntas de los medios que se arremolinaron alrededor de él.

A su salida, esta estrategia fue duramente criticada por el resto de las partes personadas en la causa, en especial la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, que ve "inmoral" su fatal de colaboración con la Justicia, y el abogado del maquinista, Manuel Prieto, que lo califica de "acto de cobardía".

En nombre de las víctimas habló una de las portavoces de la plataforma, la ex diputada del PP en la Asamblea de Madrid y pasajera en el tren siniestrado Teresa Gómez-Limón. Visiblemente indignada, ha criticado tanto a Cortabitarte, porque "se puede acoger a su derecho legal a no declarar, pero no a su derecho moral", como a Adif.

Las víctimas piden su despido

Cortabitarte sigue en actualidad en Adif, como subdirector de innovación y desarrollo tecnológico, y está investigado por esta causa y por un accidente ferroviario en Arévalo en el que murió un maquinista. A la vista de su falta de colaboración y "transparencia", las víctimas reclaman que los responsables de Adif "lo que deberían hacer", por "vergüenza, decoro y dignidad", sería "echar a este señor de su puesto". "Ocupa un puesto público que pagamos todos los ciudadanos", recuerda Teresa Gómez-Limón al reclamar su despido.

En esta Causa, el juez instructor, Andrés Lago Louro, le citó a declarar esta tercera vez como investigado al entender que incurrió en una imprudencia como responsable de Seguridad de la Circulación del organismo responsable de las infraestructuras ferroviarias, porque los informes periciales aportados en la causa han evidenciado que era necesario realizar un análisis integral de riesgo previo a la puesta en funcionamiento de la línea y, "siendo preceptivo, no se hizo".

Manuel Prieto atribuye su estrategia de no declarar a la cobardía de "no querer reconocer que lo hicieron muy mal", pues insiste en que la omisión de medidas de seguridad "es gravísima", tal y como sostienen tanto los informes periciales como la Agencia Ferroviaria Europea.

Al respecto, cabe recordar que este lunes salió a la luz que el organismo cuestiona a Adif por haber identificado un problema de seguridad en la curva de A Grandeira en la que descarrió el tren y haber optado por "exportarlo al maquinista" y, también, por no haber realizado los análisis de riesgos de la línea, tal y como requiere la normativa europea de seguridad ferroviaria.

Fuente de la Noticia: 
elmundo.es