El Gobierno defiende que en Renfe haya un directivo por cada 40 trabajadores.