El Gobierno frena en seco la liberalización ferroviaria: sube los peajes casi el 50%.