El Gobierno propone que los empleados de las empresas públicas pierdan poder adquisitivo en los próximos años.