El inspector de trabajo admite que FGV incumplía la ley de riesgos laborales en 2006.