El maquinista del tren de Santiago: “No lo vi. No estoy tan loco para no frenar”.