El número de viajeros de las cercanías de Renfe cae al nivel de hace 17 años.