El pánico se apodera del transporte ferroviario en Washington y Nueva York.