El plan para soterrar el ferrocarril en Valencia se queda en el cajón por falta de financiación.