El sistema ferroviario griego despierta el interés extranjero, pero sólo si es gratis.