El tirón del AVE acerca a Renfe al equilibrio a un paso de la liberalización.