El tráfico ferroviario diurno creció más del 80% en Galicia.