El tráfico ferroviario en EEUU sugiere un sensible rebote de la economía.