El tren que descarriló en Santiago pesaba 32 toneladas más de lo permitido.