El Tribunal de Cuentas detecta «deficiencias contables» en las empresas públicas.