España ha invertido 22.400 millones de euros en la red ferroviaria desde 2012.