España se queda sola en la UE en defensa de la liberalización del ferrocarril.