España tiene la mayor red de Alta Velocidad por habitante pero la menos utilizada.