España vuelve a retroceder en el índice mundial de igualdad de género.