FGV registró el año pasado un 10% más de actos vandálicos en la red de metro y tranvía.