Fomento desoye al Tribunal de Cuentas y utiliza a Seittsa para obras de Adif.