Fomento ignora las inversiones que necesita Aragón para atraer mercancías al ferrocarril.