Gonzalo Ferre «pudo propiciar la inacción de Adif» frente al fraude millonario del AVE.

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by emailVersión PDFVersión PDF
Gonzalo Ferre «pudo propiciar la inacción de Adif» frente al fraude millonario del AVE.

El expresidente del ente ferroviario rechaza las imputaciones que vierten sobre su actuación la Guardia Civil y Aduanas.

 

«Supuestamente, el investigado, conocedor de las irregularidades, pudo propiciar una inacción por parte de Adif ante estos hechos e incluso, presuntamente, ocultar de forma dolosa la existencia del contenido de un informe (en el que se alertaba del desvío de dinero en las obras del AVE), tanto a la Inspección de la Agencia Tributaria como a la autoridad judicial». Tal es la conclusión a la que llegan los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil y de Aduanas que están investigando la actuación de quien fue presidente del organismo Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre Moltó, respecto de un supuesto fraude que podría superar los 60 millones de euros en la construcción de la línea del AVE a Murcia.

Tal como desveló en exclusiva 'La Verdad', el pasado 6 de julio Gonzalo Ferre tuvo que comparecer en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia, en calidad de investigado/imputado, para dar explicaciones acerca de cuál fue su reacción ante las informaciones que presuntamente llegaron a la cúpula de Adif, a partir del año 2014, sobre esa aparente malversación de fondos públicos. Una actuación la del entonces presidente de Adif que, según concluyen los investigadores, habría consistido en silenciar esas presuntas irregularidades. Que tal fue la razón por la que se le llamó a declarar asistido por un abogado.

El dato principal en el que arraigan las sospechas contra Ferre es el informe que una de las empresas externas contratadas para fiscalizar las obras del AVE a Murcia, GPO Ingeniería SA., redactó ya en 2013, alertando de una aparente malversación de fondos públicos con motivo de la reparación y reposición de acequias y otras infraestructuras hidráulicas afectadas por la construcción del AVE en la Vega Baja. Al menos cuatro altos cargos de la cúpula de Adif tuvieron conocimiento de ese documento, sin que ninguno de ellos decidiera presuntamente adoptar medidas de control o denunciar el asunto ante las autoridades policiales o judiciales. Los aparentes conocedores de ese informe fueron los hoy ex directores generales Antonio Gutiérrez Blanco y Javier Gallego López (Explotación y Construcción), Raúl Correas García (ex jefe del Área de Infraestructuras) y Juan Pedro Ruiz Hernández (antiguo director de Obras), todos ellos ya encausados por este asunto.

Admitió que hasta 2008 fue director general adjunto a la presidencia de Sacyr, una de las firmas que construyen los tramos del desfalco

Al ser interrogados, algunos de estos sospechosos de haber ocultado el fraude apuntaron a que el propio presidente de Adif en esos momentos, Gonzalo Ferre, habría sido informado de ese delicado asunto. En concreto, el ex director general Gutiérrez Blanco afirmó que desde arriba le dieron órdenes de no actuar -con el argumento de que había una investigación judicial abierta sobre ese asunto-, y citó como probables interlocutores al presidente Ferre -«lo lógico es que yo le informara», admitió-, y a la secretaria general de la sociedad ferroviaria, Alicia Portas. También sostuvo que probablemente lo comentara con su jefa de gabinete, Violeta González, y con el gerente de la línea Monforte-Murcia, Juan Tébar. Interrogado nuevamente sobre quién le dio las órdenes de quedarse al margen, acabó afirmando que «a mí solo me podía dar instrucciones al respecto el presidente, Gonzalo Ferre, y recomendaciones, Alicia Portas».

Pues bien, según consta en las diligencias policiales levantadas sobre la comparecencia del pasado 6 de julio -a las que 'La Verdad' ha tenido acceso-, Gonzalo Ferre negó haber tenido conocimiento del informe en el que se apuntaba a una malversación millonaria de fondos públicos. Concretamente, aseguró que no fue hasta agosto de 2016 cuando tuvo las primeras noticias sobre el documento de GPO Ingeniería. «Di entonces instrucciones a mi gabinete de que se entregara en el registro de Adif y de que se diera cuenta a la Guardia Civil», manifestó. Al ser preguntado si también se dieron indicaciones para que se abriera un expediente de lesividad y tratar así de recuperar el dinero malversado, aseguró que desconocía si se había adoptado tal medida. Sí manifestó que en octubre de 2016 dio órdenes de que se abriera un expediente informativo en Adif, aunque explicó que no sabía en qué había quedado, ya que un mes después cesó como presidente de ese ente público.

Igualmente manifestó que, tras tener noticias de ese supuesto fraude, había informado del asunto al Ministerio de Fomento, aunque dijo no recordar con quién había hablado.

Ex alto directivo de Sacyr

Un capítulo relevante del interrogatorio lo constituyeron las preguntas que se le hicieron a Ferre sobre su condición de antiguo alto directivo de la constructora Sacyr, sobre todo teniendo en cuenta que esa compañía estaba realizando en una UTE las obras del AVE en el tramo Orihuela-Colada de la Buena Vida, en el que se detectó por vez primera el supuesto desvío de fondos. Ferre explicó que en 2004 fue nombrado consejero delegado de Itinere, una firma del grupo Sacyr, y que entre 2007 y 2008 ejerció como director general adjunto al presidente de Sacyr, entonces Luis del Rivero.

Los investigadores llegaron a preguntarle si recibió «algún beneficio, dinero o dádiva de las empresas implicadas en las irregularidades», a lo que Ferre respondió con un rotundo «no».

Abandonó la Comandancia en libertad y sin medida cautelar alguna, aunque se le mantiene imputado a la espera de que sea citado por el juzgado que investiga el fraude.

Fuente de la Noticia: 
laverdad.es