Granada: dos años de aislamiento ferroviario.

Versión para impresiónVersión para impresiónSend by emailSend by emailVersión PDFVersión PDF
Granada: dos años de aislamiento ferroviario.

La ciudad aún tendrá que esperar hasta marzo o abril de 2018 para recuperar el tren y sin certezas sobre el soterramiento del AVE en la entrada a la ciudad o la variante de Loja.

 

Tres ministros de Fomento después, Granada ha cumplido ya dos años sin conexión por tren con el resto del país, una 'efeméride' que tiene por bandera "la improvisación como estrategia, la desidia como actitud y el desprecio con Granada", según el manifiesto que para la ocasión difundieron los colectivos 'Marea Amarilla' y 'Granada en Marcha', que han venido encabezando la protesta ciudadana contra el aislamiento ferroviario.

Iba a ser una desconexión corta, de cuatro meses, entre abril y agosto, según se anunció oficialmente y siempre bajo el propósito de agilizar la llegada del AVE a Granada, prevista para finales de 2015. Pero 2015 pasó y también 2016 y, en continuidad, ha llegado el 7 de abril de 2017, es decir dos años después de la fecha en que Granada interrumpió el tráfico ferroviario con Madrid y Sevilla y aquellos cuatro meses de corte provisional para acometer las dificultosas obras del tramo de Loja son ya veinticuatro y de cumplirse los plazos que ahora anuncia el Ministerio, la desconexión podría llegar a los tres años: será en los primeros meses de 2018, según anunció el ministro Íñigo de la Serna el 1 de febrero pasado, cuando visitó las obras de Loja y alargó los tiempos hasta entonces barajados, que situaban en el otoño de 2017 la puesta en servicio del tren.

Por una pirueta del calendario la 'efeméride' coincide este 2017 con la presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), lo que ha añadido un ingrediente más al habitual cruce de manifestaciones entre los partidos mayoritarios, que suelen ver la botella medio vacía o medio llena según la posición gobierno-oposición que cada cual ocupe. Así, Carlos Rojas, portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, afirma que los Presupuestos incluyen partidas económicas para la segunda fase de la Alta Velocidad con 400 millones para la variante de Loja y 125 millones para el soterramiento del tren a su entrada en la capital granadina. No lo cree así la diputada del PSOE Elvira Ramón, que anuncia una iniciativa en la Cámara Baja para reclamar al Ministerio de Fomento que especifique en qué partidas presupuestarias se contempla "la presunta voluntad" de acometer la variante de Loja y la llegada soterrada del AVE. Responden, de este modo, a una información de 'Ideal', que ha encontrado un epígrafe en los PGE: 'Integración del Ferrocarril en Granada', un proyecto que sólo cuenta con un millón de euros programado para 2017, pero "se esconde" detrás de un programa con coste de 525 millones de euros que se inicia este año y finalizaría en 2025.

Ramón recuerda que los dos proyectos, caballo de batalla de los retrasos, fueron planteados por el anterior Ejecutivo socialista pero el PP los descartó tras llegar al Gobierno por lo que exige a De la Serna que aclare "sin demora" el dinero asignado porque "las declaraciones de intenciones que no tienen reflejo presupuestario no tienen credibilidad ninguna" y si los populares la esgrimen es "una cortina de humo" al cumplirse dos años de la desconexión.

El aislamiento ferroviario llega a su segundo aniversario con un cambio significativo: en la alcaldía ahora se sienta el socialista Francisco Cuenca, que se ha sumado a cuantas movilizaciones ciudadanas han reclamado a Fomento plazos concretos e infraestructuras dignas. Hace un año, a una semana de la operación policial que precipitaría su dimisión, su antecesor, José Torres Hurtado (PP), también urgía al Ministerio de Fomento a "tomarse en serio la ciudad", una reclamación que provocó un respuesta desabrida del PP, que en su argumentario apunta a la finalización de la Autovía de la Costa.

Más de 250.000 habitantes

"Una ciudad con más de 250.000 habitantes, un área metropolitana con más de 600.000 habitantes y una provincia con casi un millón de habitantes", llevan dos años incomunicados por ferrocarril, como recuerdan las plataformas ciudadanas en su manifiesto, al tiempo que aluden a "los 6.000 millones invertidos en ferrocarril en Galicia, los 4.000 millones prometidos a Cataluña en los Presupuestos, los 450 millones para la integración del ferrocarril en Bilbao y Vitoria". Los agentes sociales de la provincia se suman a la demanda.

Un año falta, según el último plazo anunciado para que el viaje entre Madrid y Granada pase de 4 horas y 25 minutos anteriores a 2 horas y 45 minutos y el trayecto Granada-Sevilla se cubra en dos horas, frente a las tres de ahora, al tiempo que se creará una relación directa Granada-Málaga. Desde que en el tramo de Loja se interrumpió el tráfico ferroviario, un servicio de autocares traslada a los viajeros procedentes de Madrid o Sevilla hasta Granada. Se trataba de electrificar la línea, adaptación de túneles (once) y de pasos a nivel (trece) y ejecución del tercer carril en un tramo de 27 kilómetros. Pero hasta hace muy poco tiempo, allí no se puso una traviesa.

La desconexión con Madrid y Sevilla tuvo un añadido: la supresión del 'Gibralfaro', un tren nocturno que hacía Granada-Barcelona-Granada. Su suspensión, apelando a unas obras en Castellón, en el verano de 2014, fue la excusa para cancelar un tren muy solicitado principalmente por turistas y que podría reanudarse a través de la línea Madrid-Zaragoza. Pero Fomento se ha negado a cualquier alternativa, como la vía de Moreda.

La única certeza, después de tanto incumplimiento, es que 2016, el año en que Granada por paradoja del destino conmemoró los 150 años de la llegada del primer tren a la ciudad, consumió sus 365 días sin ferrocarril y -en tanto se confirman los más optimistas pronósticos que sitúan en 2025 la variante de Loja- el AVE, icono de la modernidad, entrará -cuando llegue, si llega, el próximo abril- por un túnel del siglo XIX.

Fuente de la Noticia: 
elmundo.es