Hay que reducir 120 km/h sin que un sistema electrónico te obligue.