La abogada de la Generalitat en la causa del metro admite que «este tema políticamente se ha llevado muy mal».