La Agencia de Seguridad aprende de Angrois y endurece la apertura de líneas de AVE.