La alerta del riesgo de Angrois llegó a 10 técnicos y alguno ni la leyó.