La apuesta de Kazajstán por el ferrocarril atrae a la industria española.