La autopsia confirma que el maquinista del tren Celta no había consumido alcohol ni drogas.