La CEOE quiere acabar con las ventajas de Renfe en cuatro años.