"La ciudadanía granadina no se merece lo que está ocurriendo con la conexión ferroviaria", clama el Defensor del Pueblo.