La curva de Angrois sigue sin el sistema de máxima seguridad tras dos años.