La estrategia comercial de Renfe tropieza con la nueva app.