La indecisión sobre el futuro del anillo ferroviario pone en riesgo 215 millones de fondos europeos.