La mala gestión del AVE sigue pasando factura.