La ministra dice que el Canfranc está "dejado de la mano de Dios".